jueves, 17 de noviembre de 2016

Que vienen los presupuestos de Getxo!

Mañana viernes, el Alcalde nos ha convocado a todos los partidos políticos para entregarnos lo que ellos llaman “borrador de presupuestos”.

En lugar de presentarlos oficialmente y llevarlos al Pleno, buscan la negociación en los despachos para llevar al Pleno un presupuesto cerrado donde no quepan aportaciones de ningún otro partido salvo el elegido por ellos.

Esto es lo que ha pasado en el presupuesto de 2016, apoyado por Bildu, donde no se aceptó ninguna propuesta de ningún partido, salvo estos dos.

Para que a nadie le pille por sorpresa en el pleno y no tenga más opción que llamarme mentiroso al no tener capacidad de respuesta les diré lo siguiente:

El presupuesto de un Ayuntamiento es la plasmación en forma de DINERO de la acción política de un gobernante. Es decir se dota de recursos económicos a una determinada forma de hacer política.

Aunque algunas acciones puntuales, no parezcan tener reflejo en un numero contable concreto, todas, y digo todas, las acciones de un equipo de gobierno parten de una capacidad económica para ello y una decisión política para hacerlo.

Dicho esto, y antes de conocer los presupuestos, existen unos principios generales que, a nuestro entender, estos presupuestos deben contener:

1º.- Consulta a los socios de la Nagusien Etxea de Romo sobre si desean o no trasladarse al nuevo Kultur Etxea de Romo.
El retraso en la apertura de la Kultur de Romo, abre de nuevo la posibilidad de impedir el traslado forzoso de los usuarios de la Nagusien al nuevo edificio.
Es necesario conocer la voluntad real de sus usuarios, una votación vinculante entre sus socios es imprescindible.
Apoyar un presupuesto que no contemple este punto es engañar a los usuarios de la Nagusien Etxea

2º.- No subida de Impuestos ni tasas. Getxo no puede ni debe subir más sus tasas e impuestos, que ya están entre los más altos de Euskadi y menos cuando el último año sobraron 50 millones de Euros sin gastar, y tenemos casi 10 millones en morosidad.

3º.- Eliminación de la capacidad del Alcalde de mover el dinero de los presupuestos sin aprobación del pleno. Pleno tras pleno vemos como el Alcalde mueve el dinero de los presupuestos, de una cuenta a otra, gracias a una delegación que consiguió en los tiempos de sus mayorías absolutas.
Los tiempos han cambiado y si el pleno aprueba el presupuesto, el pleno debe aprobar sus modificaciones y punto.

Ni rampas, ni escaleras, ni escaleritas, ni ascensores, ni consultas o consultitas para cosas de preocupación limitada, ni falsas ayudas para pagar impuestos que primero suben.


Estas son tres premisas fundamentales a mí juicio para aprobar un presupuesto digno para Getxo. Veremos quien se apunta.