miércoles, 16 de enero de 2013

La crisis llega a #Getxo y el Alcalde no hace nada

    El Alcalde de Getxo por Decreto 71/2013 ha procedido a prorrogar los presupuestos 2013. Lo hace sin ni siquiera intentar un acuerdo con nuestro grupo municipal.

   Supongo que sus socios de Bildu se lo habrán rechazado (la subida de impuestos, la financiación del Getxo Antzokia, el visto bueno a la Kultur de Romo y en Contrato de Basuras les debe parecer suficiente por ahora).

 En Octubre de 2012, primero en mi blog y posteriormente en el pleno municipal ya anunciaba que las previsiones de Udalkutxa (principal fuente de nuestra financiación) se iba a reducir notablemente, yo calculaba esa cantidad en unos seis millones de euros de menos para el ejercicio 2013.

    El presupuesto prorrogado aprobado es peor de lo que yo esperaba y las reducciones de ingresos por transferencias corrientes (dinero de Udalkutza, Gobierno vasco etc) para nuestros gastos se ha reducido en 10.870.187€. El presupuesto prorrogado se queda en 84 millones, cercano al presupuesto del año 2006.

   A falta de conocer más detalles del citado presupuesto prorrogado, llama también la atención que la previsión de ingresos por los impuestos subidos por Bildu y PNV alcanza el 1.358.455€ (un 6,3%) que queda muy lejos del 3% aprobado y seguramente estará motivado por el sopapo que meten a coches +54,65% y motos +45,30%. Gracias Bildu.

  Como el Alcalde ha reducido sus ingresos para gastos corrientes lo normal sería reducir los gastos corrientes. ¿o no?.

   Pues no, la austeridad no existe y el Alcalde ha decidido mantener todos los gastos corrientes (cursillos, cursillitos, bailes, bailecitos, conciertos, conciertitos, ayudas, ayuditas, prebendas y prebenditas).

   En su lugar ha suprimido la inversión en Getxo en un importe de 10.870.187€. inversión que en lugar de consumirse en el momento crea riqueza en nuestro pueblo. 

  Pero tranquilos amigos de Bildu y Pnv que para el Getxo Antozki y para la Kultur de Romo si tenéis dinero, para eso están los préstamos de los bancos que nos convierten en el municipio más endeudado de Bizkaia. El problema es que los préstamos hay que devolverlos.